Compensación económica

Derecho del Cónyuge más debil.

Si usted, como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, uno de los cónyuges no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio, o lo hizo en menor medida de lo que podía y quería, tendrá derecho a que, cuando se produzca el divorcio o se declare la nulidad del matrimonio, se le compense el menoscabo económico sufrido por esta causa.

Es fundamental que usted tenga en cuenta que la compensación económica  no procede en los casos de separación judicial, pues en esta última queda  subsistente el deber de socorro entre los cónyuges, tanto así que el cónyuge más débil puede demandar de alimentos.

También es importante que se comprenda que no sólo la mujer tiene derecho a pedir  compensación económica , sino también el hombre (cumpliendose los requisitos de procedencia).

La compensación económica se solicita al interponer la demanda de divorcio o al contestarla (en la llamada demanda reconvencional), según el caso. Si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo la compensación económica se establecerá en el "acuerdo completo y suficiente" que deberá acompañarse con la demanda.

"La COMPENSACIÓN ECONÓMICA corresponde a aquél derecho del cónyuge que durante el matrimonio, como consecuencia de haberse dedicado al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común, no pudo desarrollar una actividad remunerada o lucrativa o lo hizo, pero en menor medida de lo que podía y quería y, a raíz de lo anterior, hubiese sufrido un menoscabo económico, tendrá derecho a que se le otorgue una compensación económica por el otro cónyuge.

Dicho derecho sólo podrá ejercerse en el juicio de divorcio y sólo podrá pedirse en la demanda, en escrito complementario de ésta o en la demanda reconvencional, en este último caso, conjuntamente con la contestación de la demanda y al menos con cinco días de anticipación a la fecha de la audiencia preparatoria, SIRVA LO EXPUESTO COMO SUFICIENTE INFORMACIÓN CONFORME AL ARTÍCULO 64 DE LA LEY 19.947."

Requisitos de la Compensación Económica.

 

Compensación económica en el juicio de divorcio 

1.- Existencia de un matrimonio.

 

Compensación económica en el juicio de divorcio 2.- Haberse dedicado uno de los cónyuges durante el matrimonio al cuidado de los hijos o a las labores propias del hogar común. Muchas veces se alega compensación pero se funda incorrectamente como por por ejemplo en el hecho que tuvo o tiene depresión, que el marido o la mujer eran indiferentes hacia el otro, que tuvo un accidente, que existen enfermedades de distinto tipo, todas, causales que no son imputables al matrimonio y que evidentemente carecen de todo resorte como elemento gatillante de una compensación, también hay que tener cuidado cuando se alega no haber trabajado por falta de idoneidad profesional para hacerlo porque ese mismo argumento sirve a la contraria para atacar la argumentación que solicita compensación ya que si no tenía calidad profesional probablemente nada hubiera ahorrado y por ende mal podría alegar menoscabo.

Compensación económica en el juicio de divorcio  Estos hechos (el haberse dedicado a las labores del hogar o al cuidado de los hijos), a su vez, deben haber producido alguna de las siguientes consecuencias:

- Que el cónyuge dedicado a las labores descritas, no haya podido producto de aquello, desarrollar una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio. Mucho se discute en torno a la prueba de este punto, dado que existe una gran dificultad de probar que no se pudo trabajar, y en tal aspecto los Jueces tienden a valorar situaciones de tipo sociológico, como por ejemplo, que la mujer siguió o no a su marido a donde fue trasladado a trabajar, si existían posibilidades de trabajo en los lugares donde vivían, si tenía profesión, si había una enfermedad incompatible con el trabajo o con determinado trabajo, si al ser comerciantes se cooperaron mutuamente, en fin., se debe ver según el caso concreto.

- Que el cónyuge dedicado a las labores descritas, si bien desarrolló una actividad remunerada o lucrativa durante el matrimonio, lo hizo en menor medida de lo que podía y quería. Gravitará ciertamente en no haber podido desarrollar la actividad, el grado de instrucción o educación formal del cónyuge más débil.

Compensación económica en el juicio de divorcio Debe haber un menoscabo económico: este requisito es esencial, pues si una persona no trabajó porque cuidó a los hijos y lo prueba, pero se casó en Sociedad Conyugal, y la sociedad conyugal tiene varios bienes que suman muchos millones de pesos, claramente es insostenible plantear que haya menoscabo económico, pues probablemente, aunque hubiese trabajado, no habría alcanzado a tener el patrimonio que la sociedad conyugal ahora tiene. Si bien la Sociedad Conyugal y la Compensación son dos instituciones distintas, se unen indiscutiblemente en el tema del patrimonio y en el criterio para valorar el menoscabo económico. Hay otras circunstancias de hecho relevantes en esto de la Compensación, por ejemplo:

    - Haber trabajado ciertos períodos y otros no.

    - Encontrarse actualmente jubilada por una jubilación de sobrevivencia o invalidez quien pide la compensación.

    - Haber trabajado a honorarios, y no tener imposiciones por ende.

    - Tener un negocio propio posterior a la separación.

    - Que durante el matrimonio el marido haya estimulado el trabajo de la mujer subsidiando un negocio o el estudio de una carrera técnica o profesional.

    ¿Procede igual la compensación entonces?

      Depende del caso, las situaciones que se pueden dar son variadas y debe analizarse necesariamente el caso particular para dar una respuesta certera.

La experiencia de estos 4 años de vigencia de la Ley me señala que efectivamente cuando se dan circunstancias calificadas para otorgar compensación se dará, pero los montos que se manejan por nuestras cortes son muy inferiores a las expectativas de las personas que muchas veces se construyen teorías propias acerca de la procedencia de la compensación y piden por ejemplo:

Solicitan que se le entregue en compensación la propiedad ajena, es decir, un bien raíz del otro cónyuge: Eso no es posible porque la propia ley no lo ha previsto, y a lo más se puede pedir un usufructo o un derecho de uso o habitación, y por un tiempo definido. Solicitan también que el otro cónyuge, les entregue una Renta Vitalicia: Eso tampoco es posible por razones muy simples; porque las RENTAS VITALICIAS las otorga una compañía de seguros, por definición legal, y los demandados de Compensación no son Compañías de Seguro. Solicitan mantención en el sistema de Salud del otro a título de Compensación: Los beneficiarios del sistema de salud de otro están regulados legalmente por un Decreto Ley del año 1981, y lo que se establece en ese decreto ley es que para ser titular del sistema de salud del otro hay que ser cónyuge.

Usualmente al pedir compensación económica cuando los cónyuges estan casados en sociedad conyugal, se pide entregar en propiedad el bien raíz de la sociedad. En cuanto a esto las Cortes han sido ambiguas, ya que a veces lo dan y a veces no, lo que sucede más bien por falta de alegación de los Abogados. La verdad es que salvo que mediare acuerdo no debiera proceder entregar a título de compensación la parte que le corresponde al otro cónyuge en la casa o el bien raíz común social, y el motivo es primero, que la sociedad tiene que liquidarse antes de que uno de los cónyuges haga entrega de su mitad al otro, segundo, es inconstitucional pues se priva de la propiedad ajena y la Constitución salvo por caso de Utilidad Pública, prohíbe la expropiación.

Pago de la compensación económica con los fondos previsionales del demandado.

 

Si, es posible solicitar el pago de la compensación económica con los fondos previsionales de su cónyuge. Con el surgimiento de la ley 20.255 sobre reforma previsional, al demandarse compensación económica en el juicio de divorcio, es posible solicitar al juez que ordene al demandado a pagar esta con sus fondos previsionales y dada esta circunstancia podría este último verse privado de hasta un 50% de dichos fondos por tenerlos que pagar como compensación al otro cónyuge.

El artículo 80 de la ley 20.255, señala:

Al considerar la situación en materia de beneficios previsionales a que se refiere el artículo 62 de la ley 19.947, sobre matrimonio civil, y ello origine total o parcialmente un menoscabo económico del que resulte una compensación, el juez, cualquiera haya sido el régimen patrimonial del matrimonio, podrá ordenar el traspaso de fondos desde la cuenta de Capitalización Individual afecta al D.L Nº 3.500, de 1980, del cónyuge que deba compensar a la cuenta de capitalización del Cónyuge compensado, o de no existir ésta a una cuenta de capitalización individual que se abra al efecto.

Dicho traspaso no podrá exceder del 50% de los recursos acumulados en la cuenta de capitalización individual del cónyuge que debe compensar, respecto de los fondos acumulados durante el matrimonio

Dado esto no cabe lugar a dudas que si usted tiene derecho a recibir una compensación económica, podría solicitar el pago de esta con los fondos previsionales de su cónyuge.

No obstante esto en doctrina se ha discutido sobre la constitucionalidad de esta norma y sobre la posibilidad de solicitar que se haga efectiva, por las siguientes razones

a. Artículo 24 de la Constitución: Garantiza el derecho de propiedad en todas sus formas, y prohíbe expresamente la expropiación, salvo por causa de "utilidad pública", es decir, tienen que concurrir dos requisitos esenciales para que se pueda disponer de la propiedad ajena:

1. – Una ley que lo prevea expresamente.

2.- Que la posibilidad de disponer de la propiedad ajena, de quitarle la propiedad a alguien tiene que ser por CAUSA DE UTILIDAD PÚBLICA, y en el caso de la Compensación, no hay utilidad pública sino privada, lo que transgredería el artículo 24 de la Constitución.

b. El decreto Ley 3.500 es el que crea las Instituciones de las AFP, definiendo los Fondos previsionales como "fondos de capitalización individual", ahorros obligatorios que ni el titular o dueño de ellos puede disponer. Por ende, no son bien fungible, sino un "un capital para jubiliarse" y que entra al patrimonio de una persona en forma condicionada, es decir, sin poder disponer de él.

En virtud de los argumentos expuestos y otros tantos hay quienes creen que la norma es inconstitucional y por ende que resultaría inaplicable a un caso concreto.